Este martes abre las puertas la Feria Internacional del Libro de Bogotá, que en su trigésima versión y en el marco de la celebración del Año Colombia-Francia tiene al país galo como el invitado de honor.

Con el lema “Leer es Volar” la Filbo 2017 será inaugurada por el Presidente Juan Manuel Santos a las seis de la tarde en el auditorio José Asunción Silva, donde intervendrán, entre otras personalidades, Marie-Aude Murail, escritora de literatura juvenil, con no menos de 90 títulos publicados en sus 32 años de actividad literaria.

Francia, invitada de honor, tendrá un pabellón de 3 mil metros cuadrados, donde los visitantes dispondrán de tres de librerías (literatura infantil, literatura juvenil e historietas, y literatura general), un auditorio equipado para el ciclo de conferencias y charlas con autores e ilustradores, un espacio para talleres, un espacio de exposiciones, un café al estilo parisino y una zona de restaurantes con variedad de propuestas gastronómicas francesas.

En Colombia hay 160 empresas francesas, una red de 12 Alianzas Francesas (la séptima en el mundo y la primera en cuanto a certificaciones DELF-DALF) y existen 450 acuerdos de cooperación universitaria.

La Feria Internacional del Libro 2017 irá hasta el 8 de mayo próximo.

 

 

“La vida ejemplar de Constantina” es la nueva obra del profesor investigador, doctor en derecho público por la Universidad de Zaragoza y escritor colombiano, Rafael Ballén, quien en su segunda novela, muestra cómo la protagonista, mediante su belleza, ambición y audacia, logra su ascenso social y laboral, corrompiendo y corrompiéndose al precio que sea.

El autor también lleva a sus lectores a hacer una reflexión sobre la corrupción, el abuso del poder y la decadencia moral de las sociedades, flagelos que azotan en la actualidad a la mayoría de nuestras naciones.

Ballén lanza públicamente “La vida ejemplar de Constantina”, el próximo jueves 20 de abril, a las 6:30 de la tarde en la librería Lerner de la Cra. 11 No. 93 A 43, con la presentación del crítico literario Luis Fernando Afanador.

Rafael Ballén, cuyo perfil profesional es estrictamente académico, es autor de más de dos docenas de libros sobre ciencia política, filosofía, sociología jurídica e historia. En materia de ficción, su primera novela, Cenizas, versa sobre la vida de un educador, cuya parábola transcurre durante la segunda mitad del siglo veinte.

Mayor información: 311 231 09 19

Así lo reveló el Dane,  en la más reciente encuesta del consumo de cultura, al señalar que en el país se presentó un leve incremento en la lectura de libros.

El sondeo que se realiza cada dos años logró establecer que la población mayor de 12 años y más leyó en promedio 4,3 libros en los últimos 12 meses frente a 4,2 en el 2014. Sin embargo, el número de personas que lee libros en el último año se redujo pasando de un 48.4 % al 47.5 en el presente año.

De acuerdo con la encuesta la población entre los 12 y 40 años es la que presenta los mayores indicadores en materia de lectura de libros en el país.

Por su parte, las mujeres tienen mejores hábitos de lectura que los hombres de un 50,4% frente al 44,4%.

Por regiones en cuento al promedio de libros leídos por persona se encuentra en primer lugar Bogotá con 4.9, seguido de las regiones central y oriental con un 4.4.

Por su parte, el 40.2% de los colombianos mayores de 12 años van a cine, un 30% asistió a conciertos, recitales, presentaciones musicales en espacios abiertos y un 17.6 % van a teatro danza y ópera.

En el 2016, la actividad cultural a la que más asistieron los colombianos fueron a las fiestas municipales o departamentales con un 29.2%.

 

 

 

Seis latinoamericanos figuran en la lista de los libros en español más vendidos en la tienda virtual Amazon a lo largo del año. 

La obra 'Cinco esquinas', del premiado escritor peruano Mario Vargas Llosa, figura en primer lugar de la lista de libros más vendidos en formato digital durante 2016 en la multinacional de comercio en línea Amazon, según el periódico mexicano El Economista. En el listado de ediciones impresas, la obra cae a la cuarta posición, si bien sigue en la delantera de escritores latinoamericanos.

 Encabeza el ránking de las ediciones impresas más vendidas la continuación de la saga de J. K. Rowling, 'Harry Potter y el legado maldito, Partes Uno y Dos' en coautoría con John Tiffany y Jack Thorne. El bestseller es el único que aparece además en el listado de obras más vendidas en inglés. 

 Le siguen en español los títulos 'Scaling Up: Cómo es que algunas compañías lo logran y por qué las demás no', del emprendedor estadounidense Verne Harnish, y la novela 'Después de ti', de la inglesa Jojo Moyes. 'Después de ti' es la secuencia del bestseller 'Yo antes de ti', adaptado al cine y protagonizado por la estrella Emilia Clarke, conocida por su papel como Daenerys Targaryen en la serie televisiva Game of Thrones.

 Después de Vargas Llosa, aparece en quinto lugar la obra del periodista mexicano León Krauze, 'La mesa: Historias de nuestra gente'. El youtuber chileno Germán Garmendia le sigue en sexto lugar con 'Lo que todo millennial debe hacer al menos una vez'. 

Luego figuran la chef estadounidense Anna Olson y su libro de repostería con "200 recetas dulces para compartir y disfrutar" y la española Julia Navarro con 'Historia de un canalla'. 

En noveno lugar figuran los mexicanos Clarita Sierra y Alex Sierra, quienes comparten la autoría del libro 'Luchando por la vida… Mi historia', sobre la superación de un joven a sus problemas de adicción. 'La maleta de las criaturas: explora la magia cinematográfica de animales fantásticos y dónde encontrarlos', de Mark Salisbury, cierra la lista con un viaje tras bastidores de las películas de Harry Potter. 

Si bien no aparece en el ránking de los más vendidos en edición impresa, el mexicano Héctor Aguilar Camín completa el grupo de autores latinoamericanos más vendidos en formato digital con la novela policíaca 'Toda la vida'. 

Fuente: Sputnik

Más: https://mundo.sputniknews.com/cultura/201612291065908694-libros-populares-2016/

 

Por: Nicolás Pernett

 

No se dejan de producir noticias sobre García Márquez. Lo último fue la llegada de sus cenizas a Cartagena. Sin embargo, ¿para qué es usada hoy la memoria de nuestro más grande escritor? ¿Su presencia mediática se traduce en más lectores?

Garcia “Marketing”

Las cenizas de Gabriel García Márquez reposarán a partir de ahora en Cartagena, en el Claustro de La Merced, actual edificio de posgrados de la Universidad de Cartagena. En el edificio se ha construido un mausoleo con un busto del escritor, y se espera que el antiguo convento se convierta en un lugar turístico más entre los circuitos de la muy visitada Cartagena de Indias.

No es la primera vez que la memoria de un escritor se usa como atractivo turístico para una ciudad. Muy conocidos son en Dublín los tures del Blomsday que se hacen cada año para reproducir las acciones de la novela Ulises de James Joyce, y muy visitadas son las casas-museo donde vivió Pablo Neruda en Santiago, Valparaíso e Isla Negra, en Chile, donde el turista puede encontrar desde objetos personales del poeta hasta suvenires coleccionables.

Nada se opone a que Colombia haga lo mismo con su celebridad más universal, y parece que Cartagena ha ganado el concurso para quedarse con la sede del “realismo mágico” y explotarlo comercialmente. Ni Aracataca, donde el peregrino del culto garciamarqueano no puede a veces ni encontrar agua para lavar sus pies, ni Bogotá, donde las mariposas amarillas mueren por la contaminación vehicular, han podido consolidar rentables proyectos de turismo de proyección internacional en torno a García Márquez.

Cartagena, por el contrario, no solo cuenta con recorridos que evocan las escenas de algunas de las novelas ambientadas en esta ciudad, sino que tiene el prestigio de haber sido elegida por el propio Gabo para ser la sede de su escuela de periodismo y el lugar de emplazamiento de su casa más querida. Y el mausoleo y la cátedra sobre García Márquez que abrirá la Universidad de Cartagena vienen a sumar nuevas atracciones a este bazar literario.

En este tema no hay que llamarse a engaños. No se está hablando de una divulgación reflexiva de su pensamiento ni de una comprensión más profunda de su obra. Estamos hablando de mercadeo turístico puro y duro, únicamente destinado a que más personas viajen a Colombia e incentiven la economía con sus compras de recuerdos y chucherías (y, tal vez, también se animen a leer algunas de sus páginas).  

Si el país tuvo entre sus hijos a uno que significó tanto para tanta gente, no es reprochable que lo use ahora como anzuelo para atraer entusiastas de todo el mundo, siempre y cuando eso no signifique una deformación exagerada de su personalidad ni una simplificación complaciente de su literatura.

No quedar mal con nadie

Con la decisión de traer los restos del escritor a su país de origen, su familia también parece estar haciendo un acto de equilibrio político después de que poco tiempo después de su muerte el país se escandalizara (puerilmente como en todos nuestros escándalos) por la noticia de la venta de sus archivos personales a la Universidad de Texas.  

A pesar de que la sola idea de un destino tan glorioso como el que tuvo, hubiera hecho reír al García Márquez de 21 años que llegó por primera vez a Cartagena, es un hecho que el destino le deparó el extraño sino de convertirse en uno más de los símbolos patrios que se enumeran entre las posesiones de la Mamá Grande:

“(…) los derechos del hombre, las libertades ciudadanas, el primer magistrado, la segunda instancia, el tercer debate, las cartas de recomendación, las constancias históricas, las elecciones libres, las reinas de la belleza, los discursos trascendentales, las grandiosas manifestaciones, las distinguidas señoritas, los correctos caballeros, los pundonorosos militares, su señoría ilustrísima, la corte suprema de justicia, los artículos de prohibida importación, las damas liberales, el problema de la carne, la pureza del lenguaje, los ejemplos para el mundo (…)”.

Y como símbolo patrio su nombre y legado se han convertido en un objeto de disputa entre los chovinistas de siempre que no le perdonan las elecciones de su vida, vivida por tanto tiempo por fuera de nuestras fronteras. Por eso la decisión de traer sus restos a una ciudad colombiana parece tener mucho de estrategia para no desairar los egos de un país tan preocupado por presumir de sus pocos orgullos.

Sin embargo, es innegable que García Márquez llegó a convertirse en un auténtico emblema universal, querido desde Irán hasta Cuba, y tal vez uno de los síntomas de madurez cultural del país algún día sea comprender que ese hermanamiento global, hecho en el país sin fronteras de la literatura, nos sirve para conectarnos con el ancho mundo que desconocemos y dejemos de recelar lo que consideramos únicamente nuestro. García Márquez fue un regalo de la especie humana para la especie humana, no solo un embajador de Colombia ante el mundo.

Lo que importa es leer

Nuestro problema sigue siendo que estas actividades comprensiblemente coexistentes con el fenómeno cultural de un escritor tan famoso (su uso como atractivo turístico, las luchas por la “propiedad” de su memoria, los bustos en bronce y los homenajes presidenciales) terminan sustituyendo el más importante acto de todos: leerlo. Y creemos que su legado sigue vivo, simplemente porque no se ha dejado de hablar de García Márquez.

La realidad, sin embargo, es que es muy posible que en el futuro sean otros países los que aprovechen mucho más a García Márquez que nosotros, simplemente porque lo leen más. Mientras en Colombia muchos siguen viviendo del cuento de sus parrandas, es en otras latitudes donde se hacen las tesis más interesantes sobre su labor periodística o las valoraciones más iluminadoras sobre sus novelas, y es en los metros subterráneos de esos países donde todavía se ven a jóvenes lectores embrujados por el descubrimiento de su prosa magistral.

Sin duda sus libros se siguen vendiendo en Colombia, pero el desconocimiento casi total de su obra parece seguir siendo la constante. Para comprobarlo no hay sino que ver la inmensa cantidad de supuestas frases de García Márquez que circulan por las redes sociales llenas de ridículos mensajes de autoayuda o de acaramelados y complacientes versos, que tantos incautos toman como una genialidad más del premio nobel colombiano, cuando cualquiera que haya posado sus ojos sobre algunos de sus libros los vería como un timo más del internet.

Alguna vez el historiador Eduardo Posada Carbó dijo que los colombianos no eran buenos lectores, pero sí eran buenos lectores de García Márquez. Yo no estoy tan seguro.  

Historiador.   

Fuente: Razón Pública   (Arte y Cultura )

Página 1 de 3

‘Long Strange Trip',la vida de la banda de Rock Grateful Dead

Churchill. El último Film sobre la vida del premier británico

 

Usuarios

Please publish modules in offcanvas position.